¿Me está hablando mi alma, o es la razón?

¿Cómo se, si es mi alma la que me está hablando, o es en cambio la razón? Es muy fácil, pero es algo de lo que tenemos que ser conscientes todo el tiempo, para quedarnos aquí en el presente, y dejar así los hábitos que nos invitan a poner "el piloto automático" y vivir dormidos.

La razón grita, cuanto más grita más segura se siente, el alma susurra, nos da señales. La razón argumenta, se justifica; el alma sabe todo lo que a sido, es, y será. La razón intenta convencerte, inventa lo que sea, tiene miedo de perder; el alma se siente segura, sabe que todo es para bien. La razón cree que lo sabe todo, que todo a de ser lógico, e insiste, insiste, insiste... el alma lo sabe todo y tiene razones que la razón no entiende, ni entenderá jamás.

La razón es una herramienta, es nuestra mente, tenemos una mente maravillosa, pero no somos una mente. Somos un alma, un alma perfecta; y cuanto más escuchamos esa voz interior que siempre nos guía, y de la que después decimos... "si yo ya lo sabia" más claro nos hablará, y mejor nos entenderemos y sentiremos con nosotros mismos.

La vida es un puente entre la razón y es ese cachito de dios que el universo puso en nuestro "interior", y después nos dijo que lo amaramos sobre todas las cosas, ¿Nos amamos de verdad? ¿hacia que lado del puente estás? busca donde sabes que debes y encontrarás lo que realmente quieres.

Eres un alma perfecta que todo lo sabe, no permitas más que la razón te siga utilizando, utilízala tú y aprende a escuchar tu corazón. Sonríe todo el tiempo, y decide ser feliz; la respuesta más absurda, ilógica, y extraña, regada con amor suele ser la mejor.