La capa de OZONO y los CFC: Otra mentira

La disminución del ozono en la estratosfera de la Antártida es un fenómeno climático de origen natural que se produce desde tiempos inmemoriales, aunque fue observado por primera vez por el científico inglés George Dobson en 1957, durante el Primer Año Geofísico Internacional, y confirmado por la estación antártica francesa de Dumont D´Urville en 1958. 

Infórmese sobre por qué el ozono no sirve como "escudo" contra los rayos UV porque carece de la energía necesaria para absorber la radiación UV como lo hacen el Oxígeno y el Nitrógeno. Se sorprenderá al saber que el oxígeno y el nitrógeno (los verdaderos escudos contra la radiación UV) son el 99% de la atmósfera y el ozono sólo es la TRES MILLONÉSIMA POR CIENTO. 
Compruebe cómo la radiación UV se redujo en los EEUU un 7% entre los años 1974 y 1985, según los estudios de Joseph Scotto, del Biostatistic Branch del National Cancer Institutes de EEUU. Cuando un mini-agujero de ozono se ubicó sobre Ushuaia, (estudios de Martínez y Orlansky, LAGE, Univ. Buenos Aires) la radiación UV que llegaba a la superficie era un 50% menor que la que llegaba a Buenos Aires en ese mismo instante... y apenas el 25% de la que estaba llegando a Salta! 

Infórmese de toda la verdad que se esconde detrás de las pretensiones de prohibir los "gases que atacan la capa de ozono". Sepa que el cloro que proviene de los CFC que se liberan a la atmósfera sólo son 7.500 toneladas anuales y compárelas con las 650 millones de toneladas de cloro que producen los océanos todos los años! ¿Sabía que el Monte Erebus, un volcán difusivo en actividad constante de la Antártida emite unas 1500 toneladas diarias de cloro directamente al famoso Agujero de Ozono? Y que los globos sonda de la base MacMurdo de los Estados Unidos, encargados de recoger muestras del aire de la Antártida pasan directamente a través de la "pluma" o columna de humo rica en cloro del Monte Erebus... Por último: ¿sabía usted que para destruir sólo al 10% del ozono que es formado anualmente (con el cloro aportado por la liberación anual de CFC) son necesarios nada más que 3.707.466 años.

SORPRENDETE CON EL ARTICULO COMPLETO: