NO HAY RAZÓN PARA TEMER

Imagina dos olas, una más pequeña y otra más grande, que se desplazan por el mar.

De repente, la ola más grande ve la tierra aproximándose y se inquieta.

Grita a la ola más pequeña.

-¡Oh, no! ¡Ahí delante, las olas están rompiendo y deshaciéndose!, ¡Vamos a Morir!.

Pero, por algún motivo, la ola pequeña no se siente alterada.

La ola grande trata de convencerla, sin resultado… Finalmente, la ola pequeña le dice -¿Qué dirías si yo te dijera, que hay ocho palabras que, si realmente las comprendes y las crees, verás que no hay razón para temer?.

La ola más grande protesta, pero a medida que la tierra firme se aproxima, se siente más desesperada. Está dispuesta a probar cualquier cosa.

-Vale de acuerdo, dime las ocho palabras.

-Bien, dice la ola pequeña. Tú no eres la ola, eres el agua.
——————————–
 ”No eres una gota de agua en el océano, eres el océano en una gota de agua” Rumi